Popurrí

 

Pregunta por mí

Si me necesitas,

Si quieres sentir

Cosas tan distintas.

Aunque yo no sé

Dónde tienes que buscar.

Entre el cielo y tierra

Me quedé trabada

Por eso me llaman, la tra, tra, traviatta.

Por eso pregunta,

Dónde haya agonía

Y sin más me encontrarás.

 

Soy la mala en las novelas de la tarde

La que nunca se enamora,

La que siempre llega tarde

Y no en carnavales.

 

La que siempre está dispuesta

A decir cuatro verdades

Pero cuando hace una letra

No es para dañar a nadie. Bis.

 

Si ya es hora de cambiar,

Parecemos marionetas,

A merced de lo que quieran hacer, deshacer,

No levantamos cabeza.

 

La información que nos dan,

Solo verdades a medias,

Pues no interesa que el pueblo pueda preguntar,

Porque no tienen respuestas.

 

No quieren concentraciones

De gente indignada

En calles y plazas.

Lo que yo haría es seguir

Y plantarnos allí

En las puertas de sus casas.

 

Si ya es hora de cambiar,

Esa hipocresía barata,

Lo que van a conseguir si seguimos así es…

Que todos seamos traviatta.

 

Fui una mujer sumisa y cansada,

Cansada de dar con su amor hasta el alma,

Fiel, tonta y sencilla a cambio de nada,

Solo recibía desprecio y su ira.

 

Cada golpe fue “pa” romperme sus cadenas,

Y mi corazón se rompió de mil maneras.

 

Rompiendo cada golpe un sentimiento,

Rompiendo la barrera del abismo del silencio,

Rompiendo a una mujer en mil pedazos,

Mil maneras, humillas y destrozas

Maltratando lo que queda.

 

Y ahora soy el fruto de los miedos,

Dejando atrás el tiempo que perdí con tu desprecio,

Aquí tienes ahora una mujer sin sentimientos,

Que no es capaz de amar, aquí te espero en el infierno.

Aquí…

 

Oye mi son,

Oye mi compás.

Vamos a contar mentiras

Si así te puedo animar.

 

El paro bajó,

Ya no recortan más,

La crisis no existe somos muy felices

No hay “na” que cambiar.

 

No existe el rencor,

En el carnaval somos “tos” amigos

Quieren “pa” mí lo mejor,

Aprovechan letras para enviarme

Mensajitos de amor,

Y yo me los paso,

Digo los guardo en mi corazón.

 

Tiri ti tran,

Que el mal de tu vida.

Tiri ti tran,

Sea una mentira.

Y que el dolor,

Y que las heridas,

Se cure con unos versos

Y que esos versos no sean mentira.

 

Tú pide lo que tú quieras

Yo te doy la vida,

No te vayas olvidar,

Vamos a contar mentiras tralara.

 

Y como en la vida todo tiene su final,

Yo nunca quise ser traviatta

Fue la cordura de esta vida tener el alma dolorida

Lo que me hizo ser así.

 

Y como todos los mortales,

Cambiaría por mis sueños,

Cambiaría las mentiras,

Las miserias y el dolor.

 

Y cambiaría las injusticias,

El hambre, las guerras, las muertes de niños.

Al poderoso que gobierna enseñaría a no engañar

Y no faltar a la verdad.

 

Y cambiaría la justicia

Que permite que asesinos no paguen por su crueldad.

Y culparía a las fortunas

De la crisis miserable que nos han hecho pagar.

 

Ah…

 

Yo dejaría de ser traviatta

Si cambiaran tantas cosas

Que tenemos que arreglar.

 

Como estos sueños no se cumplen,

Moriré siendo traviatta

Hasta que se hagan realidad.

 

Ah…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: